Convirtieron el vestuario de mujeres en un gloryhole