El castigo fué peor que si me hubiese echado

El doctor estaba muy cabreado, acababa de echarme y yo, que no quería quedarme sin trabajo, lo seguía para rogarle que me diera otra oportunidad, pero cuando lo convencí decidió castigarme por mi ineficacia y además de golpearme y darme nalgadas hasta dejarme los cachetes del culo rojos, me penetró con su polla a cuatro patas y me taladró el ojete hasta partírmelo en dos.

Videos porno:

PornoStars:  

Tags: