El último polvo que se echó el mafioso antes de morir