Jamás creí que la muy puta se dejaría dar por culo

La fantasía de mi esposa era follarse a un tío bien polludo en mis narices y yo, que siempre la complazco en todo, acepté pensando que hasta se sentiría culpable, pero en realidad la guarra lo disfrutó como nunca, se quedó con ganas de repetir la experiencia y, en el momento del polvo, hasta le pidió al chaval que le petara bien el culo sabiendo que yo me pondría celoso ya que a mi nunca me deja encularla.

Videos porno:

Tags: