Por su culpa nunca aprenderé a jugar al billar